Sábado, 21 Enero 2017 00:00 Regional Centro

La cascada hola vida y miradores del río puyo son los mayores atractivos

Pomona, el 'paraíso terrenal' de la Amazonía

Enrique Vargas, guía nativo de Pomona, realiza un recorrido por el bosque de Pomona, con turistas chilenos.
Enrique Vargas, guía nativo de Pomona, realiza un recorrido por el bosque de Pomona, con turistas chilenos. Fotos: Roberto Chávez / EL TELÉGRAFO

En esta parroquia de Pastaza existen chorreras, ríos, senderos y santuarios tanto de mariposas como de aves.

Carlos Novoa

Pastaza.-

La exuberante y paradisíaca comunidad de Pomona, ubicada en la provincia de Pastaza, a 20 minutos de Puyo, es una de las más biodiversas de la Amazonía ecuatoriana.

Ríos, chorreras, lagos y una variopinta vegetación que alberga vida silvestre muy heterogénea son algunas de las características de esta parroquia que ha sido catalogada como ‘el paraíso terrenal’.

El atractivo natural más destacado del lugar es la cascada Hola Vida, una impresionante caída de agua de 25 metros, en la cual los turistas no pierden oportunidad para tomar un refrescante baño y hacer  fotografías.

En la última década el turismo comunitario se ha ganado un sitial privilegiado en esta localidad compuesta por 4 centros poblados, donde, por años, sus habitantes han vivido de la agricultura, caza y pesca.

Enrique Vargas, guía nativo de Pomona, explica que el impulso a esta actividad es un compromiso adquirido tanto de autoridades como de los habitantes. “El proyecto turístico es de gran valía no solo para la parroquia sino para todas las poblaciones amazónicas. Hasta hace unos años un aproximado de solo 20 personas visitaban Pomona cada fin de semana; pero desde que empezamos a capacitarnos, con el apoyo de instituciones gubernamentales y el empeño de nuestra gente, la situación cambió radicalmente”, asegura.

La Libertad, El Porvenir, Indichuris y Cabecera Parroquial de Pomona son los 4 sectores que conforman la parroquia. Allí los paisajes son espectaculares y adecuados para observar aves, insectos, reptiles y mamíferos.

Por tal razón en el lugar se han filmado, en más de una ocasión, documentales de cadenas televisivas internacionales sobre la vida en la Amazonía.

Encantos naturales

La cascada Hola Vida en los últimos 10 años se ha ganado un sitial en los catálogos turísticos internacionales, por su belleza e indiscutible valor para la flora y fauna.

Se trata de una reserva ecológica natural en la que se da énfasis a la protección y la conservación del ambiente,  pero a la vez se permite a turistas nacionales y extranjeros disfrutar de sus atractivos, entre ellos senderos ecológicos, río navegable y santuario de mariposas.

La chorrera se halla enclavada en medio de un enorme bosque húmedo protegido, en el que décadas atrás vivían etnias quichuas de la Amazonía. Así lo explica Héctor Manobanda, ecologista e historiador.

“Cotococha es una de las comunidades indígenas más conocidas de Pastaza. Aún hoy se pueden observar los métodos de caza, pesca, agricultura y convivencia, de indígenas de esta comunidad que todavía conserva el idioma que sus antepasados les dejaron: el ancestral quichua amazónico”, señaló.

Esta lengua guarda cierta relación con el quichua de la Sierra, aunque con algunas diferencias fonéticas y gramaticales. Quien visita Hola Vida puede acceder a esta localidad de gente amigable, y apreciar sus ritos animistas así como sus costumbres y artesanías.

Siguiendo la rivera del Puyo un enjambre de mariposas multicolores alertan de la presencia de orquídeas, epífitas y bromelias, entre otras plantas, especies vegetales que sirven de refugio y brindan alimento a estos y otros insectos.

“El néctar y otras sustancias dulces que se fabrican en las flores de estas plantas atraen a estos diminutos animalitos. En Pomona se han descubierto al menos 10 nuevas y exclusivas especies de lepidópteros, lo que lo convierte en un verdadero santuario animal”, aseguró Ismael Aldáz, biólogo tungurahuense.

Además allí se puede observar loros amarillos, Chiribiquete Esmeral (una especie de colibrí), tucanes amazónicos y otras aves. Por tal razón Pomona se ha convertido en uno de los preferidos para  biólogos, aficionados a las aves y fotógrafos. “Hay una propuesta por parte de varios colectivos de biólogos en el país, para declarar a Pomona y especialmente a la reserva de Hola Vida, en un Santuario de Aves, lo que implicaría mayores esfuerzos por conservar el lugar”, destacó Mireya Olivares, bióloga capitalina.

Los miradores del río Puyo son otros de los encantos que convocan cada fin de semana a cerca de 300 turistas. Por tal razón allí en los últimos años se construyeron 3 hostales especiales.

“Estos lugares de alojamiento no tienen las comodidades de los hoteles tradicionales (tv, radio, telefonía) a fin de aislar al cliente y permitir el disfrute total sin distracciones”, dijo Luis Miranda, guía nativo de Pomona. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense