Sábado, 05 Noviembre 2016 00:00 Regional Centro

Píllaro impulsa el turismo con 2 de sus personajes populares

A los turistas extranjeros que visitan las hosterías en el cantón Píllaro les gusta participar en las danzas de los ‘diablos’ que alegran los eventos locales.
A los turistas extranjeros que visitan las hosterías en el cantón Píllaro les gusta participar en las danzas de los ‘diablos’ que alegran los eventos locales. Foto: Roberto Chávez / El Telégrafo
Redacción País Adentro

El diablo y el danzante son los personajes populares que las autoridades del cantón Píllaro, en Tungurahua, utilizan para impulsar el turismo artesanal y agrícola.

“La gente ya los identifica. El danzante tiene su cuna en la parroquia San Andrés y la Diablada Pillareña se organiza cada año del 1 al 6 de enero por las calles urbanas con un gran despliegue de color y habilidad en el diseño de las caretas”, explicó Patricio Sarabia, alcalde.

Este cantón cuenta con 9 parroquias. Las urbanas son Ciudad Nueva y Píllaro; y las rurales, Baquerizo Moreno, Emilio María Terán, Marcos Espinel, Presidente Urbina, San Andrés, San José de Poaló y San Miguelito.

Los jueves y domingos se realizan las ferias agrícolas más importantes de estas zonas, en las que también se destacan los criaderos de truchas.

“Píllaro fue cuna del primer presidente de la República nacido en Tungurahua. Se trata de José María Urbina que ocupó el cargo desde el 13 de julio de 1852 hasta el 16 de octubre de 1856. Fue el pionero en la abolición de la esclavitud”, dijo Jorge Ortiz, historiador.

En la parroquia Ciudad Nueva funciona la Granja Agroecológica del Gobierno Provincial de Tungurahua. Cuenta con 11 hectáreas y  está abierta a turistas, estudiantes y agricultores de lunes a viernes, de 07:30 a 15:30. Los precios de los productos son accesibles. Una col morada cuesta $ 0,25 y una libra de frutilla $ 1.

“Nuestra producción limpia es replicada por agricultores de la provincia y la región central. Contamos con cabañas y alimentación para quienes soliciten quedarse y aprender de nuestras técnicas”, aseguró Luis Chungata, administrador.

La parroquia San José de Poaló se destaca por ser la puerta de ingreso al Parque Nacional Llanganates. Los murales pintados en las viviendas exponen las tradiciones y actividades de esta localidad. Hay senderos y guías comunitarios.

En el barrio San Juan, parroquia San Miguelito, funciona el museo Rumiñahui. “Contamos con restos arqueológicos complementados con información histórica. Está abierto todos los días de 09:00 a 16:00”, dijo Luis Lara, propietario.

En la parroquia Emilio María Terán hay talleres de elaboración de flores secas y en la parroquia San Miguelito el Complejo Turístico Quillán. En este último, los productores de truchas aprendieron de gastronomía y ofrecen platos diversos además de visitas a las cascadas Pogyo Uku y Siete Chorros. (I)  

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense