Sábado, 11 Febrero 2017 00:00 Regional Centro

La municipalidad tiene previsto invertir $ 155 mil en el remozamiento de estos espacios

Mercados, una opción barata para alimentarse

Las porciones de $ 1 de mote con chicharrón o de hornado son famosas en el mercado Central. El bien iluminado patio de comidas en el sitio preferido para músicos que hacen presentaciones rápidas.
Las porciones de $ 1 de mote con chicharrón o de hornado son famosas en el mercado Central. El bien iluminado patio de comidas en el sitio preferido para músicos que hacen presentaciones rápidas. Foto: Roberto Chávez / EL TELÉGRAFO

Los comensales que llegan a Ambato desde las zonas aledañas prefieren los platos de el Modelo y el Urbina. Los turistas y empleados públicos y privados, eligen al Central.

José Miguel Castillo

Jacinto Galarza llegó a las 05:00 a la plaza Primero de Mayo en Ambato. Salió de Angahuana Alto, una de las comunidades del páramo de la parroquia Santa Rosa, a bordo de una camioneta de alquiler en compañía de su mujer y 2 hijos pequeños.

En esta ciudad el lunes es el día más ajetreado de la semana. El intenso comercio en las calles, las plazas, mercados y en miles de negocios formales diseminados por las calles Cevallos, Juan Benigno Vela, 12 de Noviembre, Sucre, Bolívar, Espejo, Egüez y otras transversales intensifican el desorden.

“Venimos a vender unos bultos de arveja, papitas, habas y cebolla que sembramos continuamente en nuestras chacras. Regresaremos a las 18:00 o antes si nos compran todo”, explica este indígena que como otros cientos de pequeños productores guardan cada centavo que les cae en las manos.

Por eso buscan alimentarse en los mercados y plazas. El preferido de Galarza es el mercado Modelo que está enmarcado por 4 calles concurridas: Cevallos, Espejo, Juan Benigno Vela y la Tomás Sevilla. En la segunda planta se encuentra el patio de comidas.

“Con $ 5 comemos todos. Nos gusta la sopa de gallina y el arroz con pollo, remolacha picada y tortilla de papa con lechuga. Con eso aguantamos hasta nuestro regreso”, explica Galarza, mientras se acomoda en una de las mesas de madera color naranja.

A su alrededor el trajín es intenso. Decenas de indígenas ya sea en solitario o en grupos familiares buscan alimentos: caldos de pollo, yahuarlocros, llapingachos, hornado con mote, café, tortillas, jugos, pan con morocho y más. Hay porciones desde $ 0,25 hasta $ 3 con derecho a la ‘yapa’ (porción gratuita de determinado producto).

Una conexión sobre ruedas

La plaza Primero de Mayo y los mercados Colón, Modelo, Central, Urbina y Artesanal sostienen a sus clientes gracias a las líneas de buses urbanos que arriban continuamente a las paradas ubicadas en especial en el mercado Modelo.

Cada 5 minutos o menos arriba un bus de color azul a las paradas de las calles Juan Benigno Vela y a la de la Mariano Egüez. Suben y bajan pasajeros que se acercan desde Atocha, El Mirador, Letamendi, Pinllo, Nueva Ambato, Terremoto, Tororas, Izamba y parten hacia los mercados América y Mayorista, y a sectores como Pinllo, Ficoa, La Joya, el Parque Industrial, Huachi Chico, Santa Rosa y más.

“Los estudiantes de colegios y universidades hacen una parada en los mercados para tomarse un jugo de $ 1 o comer una empanada de verde con café negro o una porción de chochos con ensalada de tomate y cebollas de $ 0,50. Otros compran un pan de Pinllo en $ 0,25 y un vaso de chocolate ambateño de $ 0,50. Eso sí, nadie se va con el estómago vacío”, comenta Minerva Rosero, vendedora de granos.

En la tercera planta de este mercado también se destaca el área de plantas medicinales y productos esotéricos. Allí, por $ 3 se realizan ‘limpias’ con hierbas contra el mal de ojo. También se venden colonias en $ 2; esencias, jabones y extractos a $ 1,50; las limpias astrales cuestan $ 4 e incluso hay lecturas de cartas de tarot en $ 5.

En la planta baja se ofertan abarrotes, aguacates, granos, hortalizas, huevos, lácteos, jugos, mariscos, pan, pollos, aliños, carne y hay servicio de baños y el estacionamiento subterráneo que cuesta $ 0,40 la hora.

A 3 cuadras de este sitio se encuentra el mercado Central que es el más visitado por turistas nacionales y extranjeros, y por empleados de oficinas públicas y privadas.

El edificio de paredes pintadas en tonos claros y amarillos ocupa una cuadra y está rodeado por las calles 12 de Noviembre y Marieta de Veintimilla. Cuenta con 41 locales que dan a estas calzadas y que ofertan víveres y comidas preparadas

En la primera planta hay tercenas, legumbres, frutas, papas, pollos y abarrotes. En el segundo piso está el patio de comidas donde se preparan mariscos, bebidas, llapingachos, caldos de gallina, desayunos completos y jugos. El chocolate ambateño tiene su propio espacio.

“En la actualidad no hay una provincia en el Ecuador donde no se vendan las tabletas para derretir en agua o leche”, asegura Judith Velasteguí, quien comercializa este producto artesanal en fundas o por libras a un precio de $ 2, $ 3 y $ 4.

La remodelación empezó

Esta semana el Municipio local empezó el mantenimiento de los mercados Modelo, Central, Sur y América y de plazas como la Urbina, Primero de Mayo, de Las Flores, la Dolorosa y la plaza Cívica.

Se cambiarán tuberías de redes sanitarias, se arreglarán las puertas, se hará una limpieza profunda y se pintará. La inversión será de $ 155 mil y, según el alcalde, Luis Amoroso, la entrega será de 90 días. (I)

Los llapingachos del mercado Central son famosos por su intenso sabor a chancho. Se sirven con ensalada y aguacate y cuestan $ 2,50 por porción. Foto: Roberto Chávez / EL TELÉGRAFO

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense