El personaje

Mario implantó la cultura de gestión de riesgos en Mulaló

- 07 de octubre de 2017 - 00:00
Foto: Silvia Osorio / EL TELÉGRAFO

Mario Rocha. Actor social de la parroquia Mulaló (Cotopaxi).

Su rostro bonachón es solo la antesala de todo su carisma. Así es como describen los habitantes de Mulaló, parroquia rural de Latacunga, a su dirigente: Mario Rocha (foto). Es conocido, apreciado y respetado, más que como el representante de la localidad, por su don innato de liderazgo.

Durante el despertar del volcán Cotopaxi, ubicado a pocos kilómetros, en agosto de 2015, él jugó un papel fundamental en los ejercicios de prevención y gestión de riesgos.

“Don Marito, como le decimos de cariño, se empoderó del asunto y encabezó todos los simulacros y capacitaciones.

Si bien esto es parte de sus funciones, Mario no descansó hasta que cada uno de los vecinos conozcamos cómo actuar ante la posible erupción del coloso, y hasta que las ayudas de entidades gubernamentales llegaron a cada uno de los damnificados”, aseguró Wilmer López, vecino de Mulaló.

La emergencia volcánica sucedió cuando Mario tenía 59 años. Él recorrió cada rincón de su parroquia para convocar y anunciar todos los simulacros que se han realizado en el lugar, determinado por la Secretaría de Gestión de Riesgos como la población de mayor riesgo frente a una posible erupción del Cotopaxi.

“Tiene vocación de servicio, además colabora con estudiantes y profesionales que se han acercado a Mulaló para hacer estudios sobre el volcán”, dijo Octavio Cumbicus, estudiante de Universidad de las Américas, quien elabora su tesis de maestría con la ayuda de Rocha.

Además es un ejemplo de emprendimiento, pues pese a que gran parte de sus vecinos han migrado, él abrió una tienda en la que se expende haba tostada y molida. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: