Sábado, 19 Agosto 2017 00:00 Regional Centro

Desde ambas cumbres es posible divisar varias ciudades de la sierra centro

Los Ilinizas ofrecen paisajes, aire puro y aguas termales

Cada sábado llegan a las piscinas naturales cientos de turistas para bañarse en las salutíferas aguas termales.
Cada sábado llegan a las piscinas naturales cientos de turistas para bañarse en las salutíferas aguas termales. Foto: Silvia Osorio / para EL TELÉGRAFO

El hirviente fluido brota de las faldas del Iliniza Sur, uno de los dos grandes picos de la Reserva Ecológica homónima.

Silvia Osorio

Latacunga.-

Las piscinas naturales de agua termal de Cunuyacu, localizadas a 4.000 metros sobre el nivel del mar (m s. n. m.) en el nevado Iliniza, es uno de los ‘tesoros’ mejor conservados en la provincia de Cotopaxi.

Se encuentran en la Reserva Ecológica Los Ilinizas, ubicada a 100 kilómetros al suroeste de Quito, compuesta por dos grandes picos a los cuales acceden expertos montañistas y aficionados a la aventura.

Ambas cumbres son dos de los más fascinantes miradores del país, desde el cual, según varios relatos, se respira el aire más puro del país y se puede observar varias ciudades del callejón interandino.

Las aguas termales brotan de las faldas del Iliniza Sur, las cuales dan testimonio de la actividad volcánica latente de esta elevación. Y es que el Iliniza, también deletreado como Illiniza (con doble L), es un estratovolcán potencialmente activo en cuya reserva existe una multidiversa flora, fauna y paisajes cautivadores.

Características

De sus estribaciones nacen las vertientes para dos importantes ríos: el Toachi, que corre hacia el norte por un cañón de 40 metros de alto, y el Pilatón. Esto revela la importancia de los bosques nublados de este Parque Nacional para la conservación del recurso hídrico.

Allí la simbiosis entre animales y especies vegetales es posible debido a la diversidad y riqueza del suelo, diferentes pisos climáticos y protección del área. La altitud de la reserva va desde los 800 msnm hasta los 5.263 metros, en la cual hay bosques tropicales, cálidos valles, extensos prados y páramo andino.

Los Ilinizas fueron declarados zona protegida el 11 de diciembre de 1.996 y tiene una extensión de 149. 900 hectáreas, distribuidas en las provincias de Cotopaxi, Pichincha y Santo Domingo de los Tsáchilas.

Junto a la Laguna Amarilla del nevado El Altar (Chimborazo), Lagunas Quilotoa y Yambo (Cotopaxi), sistema lacustre de Pisayambo (Tungurahua), y cascadas, ríos y selva de Pastaza, en la Amazonía, los Ilinizas constituyen uno de los principales encantos naturales de la Sierra y Amazonía central.

A más de cautivadoras vistas, fuentes hídricas y aire no contaminado, y vegetación endémica, otros encantos naturales del lugar son los nidos y guaridas de llamativas aves e insectos, al igual que las albercas de piedra que contienen las salutíferas aguas termales.

Fluido de las ‘entrañas volcánicas’

Para llegar allí se debe tomar el desvío a la parroquia Pastocalle (sector Lasso) desde la Panamericana (E35). Una vez en la plaza principal se debe ascender 11 kilómetros por una vía de tercer orden.

Por este sendero se debe caminar un promedio de 20 minutos, en el trayecto es posible observar especies vegetales endémicas, entre ellas  cedro, nogal, laurel de cera, aliso, jiguas; y aves como la gralaria gigante, pava carunculada, loro orejia, tucán barbudo, entre otras.

“Es la primera vez que vengo y la experiencia es sencillamente deslumbrante, tanto por los colores, aromas y sonidos de la Naturaleza”, dijo Andrés Corrales, montañista latacungueño. Él y su familia llegaron en vehículo, pero la travesía se puede hacer bicicleta o caminando.

En la reserva también crecen  unas plantas llamadas ‘orejas de conejo’, las cuales resisten el extremo frío e inhóspito suelo, y tienen caprichosas formas. Tras una de caminata de 40 minutos finalmente el viajero se encuentra con las turquesas e hirvientes aguas.

“También se las conoce como ‘fluido de las entrañas volcánicas’, se cree pueden curar malestares renales, reuma, lumbalgias, dolores de espalda, entre otras afecciones”, dijo Joaquín Moya, agricultor residente a 9 kilómetros de las piscinas.

Cada mes al lugar llegan entre 400 y 500 personas, cifra que ha ido subiendo en los últimos años con la promoción del Ministerio de Turismo. A decir de Sebastián Toapanta, guía de la agencia Cotopaxi Travel, en el feriado del 10 de agosto “el lugar estuvo lleno, lo cual beneficia al sector turístico local”. (I)

DATOS

La temperatura en la Reserva Los Ilinizas va desde los 0 grados, en la zona alta, hasta 24 grados en el bajío, donde conviven varias especies de mamíferos y aves.

Sangre de gallina, sangre de drago, pambil, suro, achupalla, el canelo, matapalo, arrayán, moral bobo, chinchín, sacha chocho, romerillo, son otras especies vegetales que crecen en el Parque Nacional.

La reserva además es hogar de 44 familias de mamíferos, 47 de anfibios y reptiles, 257 especies de aves. Entre ellas: perdiz negra, búho pigmeo, zumbador, torcaza, quilico, carbonero, quinde café, lora y gorrión.

En cuanto a anfibios y reptiles, en el bosque húmedo residen ranitas de cristal, ranas marsupiales, lagartijas del género Pholidobolus, iguana de monte, y lagartos Anolis así como culebras Atractus. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense