Sábado, 23 Septiembre 2017 00:00 Regional Centro

14 personas la repararon, y hoy se exhibe al ingreso de la casa museo

El esplendor de 'Venus' regresó a Riobamba

La cautivadora imagen de Venus, entre otros monumentos, forma parte de la historia y cultura de Riobamba.
La cautivadora imagen de Venus, entre otros monumentos, forma parte de la historia y cultura de Riobamba. Foto: Elizabeth Maggi / para EL TELÉGRAFO

La apreciada e icónica efigie elaborada en zinc fue restaurada por el Cabildo con una inversión de $ 34.466.

Elizabeth Maggi

Riobamba.-

Ante la expectativa de miles de chimboracenses, hace pocos días se develó el monumento restaurado de ‘Venus’ en el centro de Riobamba. Los asistentes al evento prorrumpieron en aplausos al tenerla nuevamente en exhibición permanente, no solo por ser una pieza antigua sino por la historia que representa para la ‘Sultana de los Andes’.

Muchos de ellos comentaban que escucharon a sus padres y abuelos hablar de la efigie, pero solo podían observarla en fotos de antaño o en colecciones que reposan en los museos de la ciudad, por ello apreciarla en la actualidad parecía algo inverosímil.

“Si ignoramos el pasado de la ciudad, es imposible progresar. La tradición y la cultura nunca deberían abandonarse, nos alegra el retorno de ‘Venus’, pues pasó de ser un pileta decorativa a formar parte de nuestra historia”, indicó Carla Solano, habitante de Riobamba.

Arribo de la escultura

La representación de ‘El nacimiento de Venus’ llegó a suelo riobambeño en 1913, junto al monumento de Neptuno, el cual está en el parque Sucre, y cuatro hidrantes que decoran el parque Pedro Vicente Maldonado, en el casco urbano.

Estas piezas formaron parte del contrato que el empresario Gilberto Orozco debía entregar junto al plan de agua potable para Riobamba, a inicios del siglo pasado. Por ello los monumentos tienen aspectos relacionados con el líquido vital.

Según el libro ‘Chimborazo y su Gente’, el alcalde José Antonio Lizarzaburu, a principios del siglo XIX, edificó una obra para recibir agua del río Calpi (Chibunga) por medio de una acequia, pero esta no era suficiente y la capacidad de los trabajos fue poca para el constante crecimiento urbano.

Se esperó hasta 1913 para que la Junta de Agua Potable firmara un contrato con Gilberto Orozco, y se hiciera posible que Riobamba contara  con este recurso indispensable.

“En este mismo documento se solicita como parte de las obras, la entrega de pilas alegóricas, las que debían ser montadas en la plaza La Merced, La Concepción, Santo Domingo, San Alfonso y en la plaza Maldonado”, señaló Diego Villacís, director de Patrimonio del Municipio de Riobamba.

Origen

Según documentación que reposa en la municipalidad, la escultura original del nacimiento de Venus pertenecía al fundidor berlinés Bernhard Joseph.

Y la adquirida para la ciudad correspondía a la fundidora norteamericana The J. L. Mott Iron Works, que vendía sus fuentes por catálogo. La efigie fue hecha en zinc, un material no muy noble para este tipo de esculturas ya que debe llegar a los 400 grados para moldearla. Aunque originalmente la ‘Venus’ se situaba frente al mercado La Merced, y así lo corroboran las fotografías del momento, asentadas en el libro Riobamba, imagen, palabra e historia. Los varios traslados del monumento lo afectaron, adicional a los actos vandálicos de los que fue objeto.

“Se la llevó hasta la avenida Daniel León Borja, después hasta Villa María y por último pasó muchos años arrumada en los talleres municipales, hasta que la actual administración decidió restaurarla y devolvérsela a los riobambeños”, dijo Rodrigo Montero, presidente del Comité de Patrimonio Cultural.

Restauración

Con una inversión de $ 34.466, cuatro profesionales y 10 voluntarios, restauraron la ‘Venus’. La imagen tiene 16 metros de altura. Alrededor de tres meses les tomó a los técnicos reparar las fallas y partes rotas (pie, rostro y pecho), limpiarla de grafitis tanto a ella como a los fascinantes querubines que la acompañan. “Utilizamos resina acrílica, suelda blanda e hicimos una caracterización del material. Fue un trabajo bastante arduo, una restauración con todos los elementos”, manifestó Israel Zambrano,  uno de los restauradores.

La efigie fue colocada en el ingreso a la Casa Museo, ubicada en las calles Primera Constituyente y Eugenio Espejo. “La base de ‘Venus’ también está en restauración y será colocada junto a una réplica de la imagen, en un lugar donde riobambeños y turistas podrán admirarla”, agregó Diego Villacís. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense