Sábado, 08 Octubre 2016 00:00 Regional Centro

A finales de septiembre se realizó el i congreso de la fruta en esta ciudad

El cultivo de mandarina cubre 300 hectáreas de Patate

El dulzor y color de la mandarina de Patate son reconocidos y apreciados en todo el país.
El dulzor y color de la mandarina de Patate son reconocidos y apreciados en todo el país. Foto: Roberto Chávez / El Telégrafo

Esta cifra representa el 32% del área sembrable del cantón tungurahuense. El fruto se planta hace medio siglo.

Redacción Regional Centro

La mandarina, una de las frutas cítricas más apreciadas y beneficiosas para la salud, es el segundo cultivo más importante del cantón Patate, ubicado a 40 minutos de Ambato.

El maíz ocupa el primer sitial, con un área de siembra de 953 hectáreas, seguido por este frutal de climas cálidos que cubre cerca de 300 hectáreas de la ciudad.

Esta cifra representa el 32% de las 1.550 ha que se pueden plantar y que existen actualmente en Patate. Por tal motivo allí se organizó el Primer Congreso de Producción de Mandarina, el 29 y 30 de septiembre, evento en el que se dieron cita cerca de 200 agricultores de diferentes provincias.

Pese al auge que han tenido en la última década productos como el tomate de árbol y la mora, la mandarina se está convirtiendo en la fruta insigne de este cantón tungurahuense y su sabor convoca cada semana a compradores y comerciantes de todas las provincias.

Fabián Valencia, director provincial del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) en Tungurahua, explicó cómo inició el cultivo de esta fruta hace más de medio siglo.

“Patate es una de las ciudades más bendecidas del Ecuador pues tiene una temperatura muy agradable durante casi todo el año (entre 19 y 25 grados) y una geografía que se caracteriza por la presencia de valles, en los que se  sembraban y siembran frutas, cereales y más productos comestibles muy apetecidos. Entre ellos la caña de azúcar, que estuvo presente en el cantón hasta mediados de la década de los 60 y que luego fue reemplazada por la mandarina”, dijo.

Otro de los frutos que hasta esa fecha allí se cultivaba masivamente  era la uva. Al igual que la caña dejó de ser rentable debido a la siembra de estos productos en varios caseríos del Litoral y el subtrópico de provincias de la Sierra, así como el ingreso de estos frutos provenientes de Chile y otras naciones.

“Por tal motivo la producción nacional cayó estrepitosamente y los comuneros buscaron opciones útiles y de rápida cosecha. Las plántulas de mandarina se acoplaron muy bien al suelo y clima de Patate, característica que se mantiene hasta hoy”, aseguró Medardo Chiliquinga, alcalde.

Congreso

Puñapí, El Progreso, San Javier, El Mirador, Sucre y Los Andes, entre otros sectores, son caseríos del cantón donde se siembra mandarina en abundancia.

Héctor Salinas, agricultor de esta primera localidad, asistió al Congreso de la Mandarina. Él, al igual que muchos de sus vecinos, compartió sus conocimientos sobre la siembra, cosecha y comercialización del fruto, con productores de Ibarra, Pichincha, El Oro, Guayllabamba, y otros puntos. El evento se desarrolló en el auditorio de la municipalidad de Patate.

“El dulzor y color de la mandarina de la zona la diferencian en gran manera de las frutas cultivadas en otras partes. Para conseguir esta singularidad la planta debe ser sembrada en parcelas con temperaturas que no bajen de 18 grados, con gran presencia de sol y abundante agua”, explicó Salinas.

A este cítrico además se le aplican regularmente procesos para evitar la presencia de plagas y la proliferación de aves que dañen las hojas.

Este y otros temas fueron expuestos el 29 de septiembre pasado. Un día después los asistentes al evento visitaron varios caseríos donde se cultiva mandarina. Uno de ellos es Puñapí, ubicado a 15 minutos del centro del cantón.

“Todos los años en época lluviosa gran parte de este lugar queda bajo el lodo debido a que cerca existen tres quebradas. Sin embargo la producción del cítrico resiste y es sacada a los mercados de cantones cercanos donde es adquirida por compradores de todo el país”, indicó Danilo Galeas, técnico agropecuario del Municipio de Patate.

Allí los visitantes pudieron realizar ejercicios sobre la manera correcta de la siembra, cosecha y manipulación del fruto. La cadena de comercialización y ventajas de la asociatividad fueron también temas que se trataron durante la cita.

“Unirse para impulsar la venta directa y gestionar la ayuda de las autoridades y entidades estatales, son ventajas de formar gremios de producción”, dijo Carlos Pesantes, agricultor de Ibarra. Es el tercer congreso agropecuario en Patate: el primero fue sobre producción de maíz y el segundo, del aguacate. (I)

DATOS

El Mercado Mayorista de Ambato es uno de los puntos donde se expende la producción frutal de Patate. El precio de la caja de 15 kilos cuesta entre $ 15 y $ 25.

Gran parte de los consumidores y comerciantes acuden los lunes, miércoles, viernes y domingos, días de feria en la capital tungurahuense, desde Pichincha, Guayas, El Oro, Azuay, Tulcán y otros puntos.

A más de impulsar la siembra y venta masiva de mandarina, las autoridades de Patate quieren convertir al cantón en productor de plantas y semillas del frutal. Para ello cuentan con el apoyo del Magap.

Otro plan es mejorar los sistemas de riego tecnificado que hay actualmente. Uno de ellos es impulsado por el Gobierno Provincial de Tungurahua y consiste en aumentar las tuberías existentes. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense