Miércoles, 28 Septiembre 2016 00:00 Regional Centro

La ruta funciona los fines de semana desde 08:00

40 personas participaron en el primer recorrido a La Moya

Antes de la partida del autoferro, los funcionarios ofrecen una reseña histórica del tren y de su rehabilitación que inició en 2012.
Antes de la partida del autoferro, los funcionarios ofrecen una reseña histórica del tren y de su rehabilitación que inició en 2012. Foto: Elizabeth Maggi / para El Telégrafo
Redacción Regional Centro

En la inauguración de un nuevo recorrido del tren en Chimborazo, 40 personas participaron en la ruta Riobamba-Urbina-La Moya. Se abrió al público desde la mañana del sábado 24 de septiembre y su objetivo es acercar a las comunidades rurales con los visitantes.

Por eso, Ferrocarriles del Ecuador realizó la presentación oficial de este producto turístico que se adjunta al Tren del Hielo, llamado así porque atraviesa los fríos páramos del Chimborazo.

El recorrido inicia a las 07:00 en el museo de la estación en Riobamba. Allí se ofrece una reseña de la rehabilitación del ferrocarril que empezó en 2012. Por ahora han sido recuperados 456 km.

Cuando el pito suena tres veces es porque el autoferro está por salir a las 08:00. Es momento de fotos y videos. “Todavía me alegra escucharlo. Dejo de hacer cualquier cosa para verlo partir. Me gusta despedir a los que se van”, dice Leslie Parra, riobambeña.

En cómodos asientos individuales, con una mesa y un chocolate caliente, los viajeros observan a través de los grandes ventanales los verdes prados, los rebaños y los pueblos.

La primera población es Calshi, del cantón Guano, y sus altos árboles de eucalipto que llegaron en 1960 como un regalo del Gobierno francés al presidente Gabriel García Moreno. Luego sigue la comunidad Cuatro Esquinas, tierra natal de Baltazar Ushca, el último hielero.

Frente al imponente  Chimborazo se asienta la estación de Urbina. Allí los pobladores de Pulinguí reciben a los turistas con agua de sangoracha y tortillas de maíz o trigo tostadas en tiesto.

María Paula Lema prepara estas delicias. “Nos vestimos con nuestros trajes tradicionales para difundir nuestra identidad y cultura”.

El tren avanza hacia La Moya y en el trayecto hay llamas y alpacas. Una vez allí se hace una caminata de 800 metros al centro de la comuna para realizar otras actividades. El retorno a Riobamba es a las 14:00.

Funciona sábados y domingos, a un costo de $ 26 adultos y $ 20 niños y tercera edad. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense