Miércoles, 16 Noviembre 2016 00:00 Quito

La alcaldía capitalina prevé invertir más de $ 12 millones para paliar los efectos de la época lluviosa

Tormenta saturó alcantarillado de Quito

El paso a desnivel de las avenidas 12 de Octubre y Patria fue uno de los sectores de la ciudad afectados por las inundaciones del viernes de la semana pasada.
El paso a desnivel de las avenidas 12 de Octubre y Patria fue uno de los sectores de la ciudad afectados por las inundaciones del viernes de la semana pasada. Foto: Álvaro Pérez/ El Telégrafo

La precipitación del viernes pasado no fue un hecho inusual. En los últimos años, en noviembre se registraron lluvias similares o mayores a la de la semana pasada.

Redacción Actualidad

La tormenta eléctrica caída el pasado viernes dejó vías y pasos deprimidos inundados, además de cerramientos caídos en Quito. Según registros del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), durante la lluvia cayeron de 20 a 25 milímetros (litros) por metro cuadrado (m²).

En tanto, el líquido acumulado el 11 de noviembre llegó a los 37,5 mm por m². El hecho sorprendió por su intensidad, pero no es algo nuevo en la ciudad.

En los últimos años, el cambio climático generó la dispersión de las precipitaciones y el incremento de su fuerza. Esto significa que el promedio de agua que normalmente caía durante un mes determinado aumenta en eventos intensos.

Según Pablo Llerena, técnico del Inamhi, dos días de noviembre del año pasado, por ejemplo, tuvieron niveles de lluvia similares o superiores a los del viernes anterior.

El 6 de noviembre de 2015 se registraron 38,4 milímetros de precipitación acumulada. “Todo esto nos hace pensar que está siguiendo el ritmo normal; no fue el mismo día, pero sí el mismo mes. No ha sido algo extremo ni que nunca se haya dado”, indicó Llerena.

Aunque la tormenta eléctrica de la semana anterior no fue un hecho nuevo en términos meteorológicos, sí lo fue en sus efectos.

Fabricio Zambrano, subgerente de Saneamiento de la Empresa de Agua Potable y Alcantarillado, explicó que los principales puntos de inundación fueron los pasos deprimidos de La Y, la av. Patria, la plaza Argentina, la av. Naciones Unidas y frente a la Universidad Central.

Para el funcionario, “fue una lluvia atípica, de gran intensidad y (caída) en poco tiempo”. Aquello produjo que el sistema de alcantarillado no tuviese la capacidad, en algunos lugares, de evacuar la lluvia caída.

A eso se sumó, según la fuente municipal, que hubo problemas en algunos sumideros debido a que la lluvia arrastró material, como arena y basura, lo que provocó que se taponaran. Eso ocurrió pese a que la Alcaldía informó que 120.000 sumideros de la ciudad recibieron mantenimiento y fueron limpiados.

En total, el Ejecutivo capitalino ha previsto invertir más de $ 12’000.000 en el Plan Lluvias de este año, el cual fue presentado por el alcalde Mauricio Rodas el 6 de octubre pasado y contempla cuatro ejes de acción.

La cantidad de lluvia que soporta el alcantarillado es diferente en cada red diseñada en la ciudad, cuyo diámetro está calculado para una capacidad promedio de agua de acuerdo a cada zona.

Según Zambrano, el caudal del viernes excedió los diseños de la estructura de evacuación de aguas en varios sectores.

El crecimiento de la capital también influyó en lo ocurrido, debido a que muchos sectores hoy urbanizados antes estaban cubiertos de maleza, la que absorbía una parte de la lluvia.

Su reemplazo por asfalto o adoquín causa que las precipitaciones se dirijan hacia las redes de alcantarillado, saturándolas como ocurrió el pasado 11 de noviembre. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias