Sábado, 05 Noviembre 2016 00:00 Quito

Nono explota sus potencialidades

Desde el mirador de la Eco-ruta del Paseo del Quinde, los ciclistas y caminantes pueden tener una vista privilegiada de la parroquia.
Desde el mirador de la Eco-ruta del Paseo del Quinde, los ciclistas y caminantes pueden tener una vista privilegiada de la parroquia. Fotos: John Guevara / El Telégrafo

Los servicios básicos cubren el 90% de la parroquia. Su economía ya no se basa solo en la agricultura, también hay negocios alrededor del turismo comunitario.

Gabriela Castillo Albuja

Adrián Alipio lanzó un grito de emoción cuando vio la olla llena con colada morada. El pasado miércoles, Fredy Andagoya, facilitador en Computación de la parroquia de San Miguel de Nono (Pichincha), llevó la bebida para 20 niños.

Juntos se sentaron y recibieron una guagua de pan para acompañar el potaje. Este ‘ágape’ por el Día de los Difuntos fue una de las tantas actividades que se cumplen en los Infocentros de la parroquia, a 18 kilómetros del noroccidente de Quito.

El centro de cómputo cuenta con conexiones tecnológicas que son solo un ejemplo del desarrollo local que alcanzó la parroquia, a decir de Santiago Enríquez, presidente del Gobierno Autónomo Descentralizado (GAD) de Nono, quien se encuentra en funciones desde 2005.

El funcionario indicó que si bien se trata de una zona rural que se encuentra en plena área andina, en los últimos años alcanzó un importante desarrollo y la cobertura de servicios básicos alcanzó el 90%.

La zona tiene 2.100 habitantes. Solo en la cabecera parroquial (Nono) hay más de 900 personas. Las demás están distribuidas en 7 barrios: Alashpungo, Nonopungo, La Sierra, Alambí, Yanococha, La Merced y Pucará.  

De acuerdo con información del GAD, la dotación del servicio de luz llegó al 95% de la localidad. Enríquez indicó que no se ha podido completar el servicio, ya que hay sectores que son de difícil acceso.

Por ello se plantea dotar de extensiones de redes para que la energía llegue con fuerza a las viviendas.

Para esto se trabaja en la gestión de redes con la Empresa Eléctrica. Su ejecución sería en 2017. De momento se necesitan 3 extensiones para Yanapungo, Alambi y Pucará.

En cuanto al servicio de conexiones tecnológicas, la cabecera parroquial cuenta con acceso a internet y teléfono. De eso da cuenta el Infocentro que se encuentra a 500 metros del ingreso de la localidad.

En este local se instalaron 12 ordenadores en donde los estudiantes  consultan en internet para sus tareas o practican computación, contó Andagoya, quien recibe diariamente a 40 personas.

Para los demás barrios, dijo Enríquez, todavía trabajan en su dotación, ya que existen algunos problemas de infraestructura.

Eso ocurre en los barrios La Sierra, Pucará y Alambi, que son áreas profundas, lo que impide la llegada de una adecuada señal de celular.

De momento, se iniciaron los trámites con el Ministerio de Telecomunicaciones (Mintel) para solucionar este problema, ya que además se requiere una fuerte inversión.

Aunque la dotación del agua potable es un tema pendiente, se ha logrado abastecer del líquido a sus moradores. En la actualidad, se proveen a través de tubería que llega de las vertientes.

Para esto, detalló el presidente del GAD, se distribuyeron 300 tanques de 1.000 litros a cada familia.

Todo esto, mientras sigue un trámite que se inició con la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento de Quito (Emaap) para ofrecer servicio potable en Yanococha y en Alambi.

Nuevas fuentes de desarrollo

Si bien Nono es una zona agropecuaria, en los últimos 10 años la comunidad se ha dedicado a encontrar otras formas de ingresos.

Una de estas es con la producción de alimentos. De esto se encarga la empresa Nonolácteos, que funciona desde 2007, en donde laboran 6 empleados.

Evelyn Castro, jefa de planta, estimó que al día elaboran productos con al menos 3.500 litros de leche que la entregan 26 proveedores. La industria produce queso fresco, mozzarella, yogur, crema, etc.

Diego Becerra, empleado de la planta, detalló que al día se despachan 170 kilos de queso, 30 envases de crema en galón, 200 de yogur de 1 litro y 400 envases pequeños.

La actividad turística es otro recurso que genera ingresos. Cascadas, bosques tropicales, especies endémicas y una surtida gastronomía son parte de su oferta.
Las 1.240 hectáreas de la Reserva Yanacocha es uno de los atractivos.

También se encuentra la popular eco-ruta ‘Paseo del Quinde’ que tiene una extensión de 50 kilómetros que atraviesan el bosque nublado de las estribaciones occidentales de la Cordillera de los Andes.

También se encuentra la vertiente San Francisco, que provee de agua consumible y agua ferrosa con propiedades curativas.

El sector cuenta, además, con sitios para alojamiento. Luis del Castillo, antiguo morador de la localidad, alquila habitaciones en su hacienda, localizada en pleno centro de la cabecera.

En su vivienda hay espacio para 35 huéspedes, pero también se puede aprovechar para mirar las reliquias que se encuentran en su morada. Tiene ollas de 70 años de antigüedad, reverberos, balanzas, cinturones y espuelas de México... “Todo esto para hacer inolvidable el paso por Nono”. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias