Lunes, 23 Enero 2017 00:00 Quito

El 28 de enero se cumplen 2 años de su apertura. El gobierno nacional invirtió $ 55,3 millones.

Maternidad Luz Elena Arismendi impulsa negocios del sur de Quito

La calle 47D, situada frente a la maternidad, ha sufrido una transformación inmobiliaria y comercial.
La calle 47D, situada frente a la maternidad, ha sufrido una transformación inmobiliaria y comercial. Foto: Carina Acosta / EL TELÉGRAFO

El número de laboratorios y restaurantes aumentó en la Ciudadela del Ejército, etapa 2, y en el barrio Nueva Aurora, al igual que las construcciones.

Redacción Ciudadanía

Juan Reinoso, de 42 años, se aburrió de trabajar como soldador en la parroquia Chillogallo. Pero una noticia lo motivó a iniciar un nuevo negocio: el Hospital Gineco Obstétrico Luz Elena Arismendi, en los barrios Nueva Aurora y Ciudadela El Ejército, etapa 2.

Reinoso dejó a un lado las prensas, los alicates, los esmeriles y otras herramientas más. Con su esposa ubicó una pequeña tienda frente a la entrada principal del centro de salud, en la calle 47D.

“Se mueve como un cibercafé, panadería, tienda y papelería. Los doctores y enfermeras son nuestros principales clientes”, indicó Reinoso.

En esa calle se instalaron farmacias, bodegas de pañales, restaurantes, cafeterías, tiendas y, sobre todo, laboratorios clínicos.

Al fondo de la calle, sin interrumpir el tránsito vehicular, la Cooperativa El Ejército ubicó su parada inicial, a raíz del funcionamiento del hospital. A lo largo de la vía también hay una cooperativa de taxis.

“Esto era inimaginable hace 5 años. No había nada. Donde se construyó la maternidad era un potrero donde habían vacas, cerdos y borregos”, dijo María Galarza.

La dueña de una bodega de pañales recuerda que llegó al lugar en diciembre de 2015, un mes antes de la inauguración de la maternidad. Se quejó que conforme aumentó el movimiento comercial aledaño, los dueños de los locales aumentaron los arriendos. Ella pasó de pagar $ 150 a $ 300.

“Lamentablemente, algunos arrendatarios subieron exageradamente los precios de los locales. Por ejemplo, cerca funcionaba una panadería. La señora pagaba $ 1.200. Como era demasiado dinero, dejó el negocio meses después”, puntualizó Galarza, de 62 años.

Para que no ocurra esto, los propietarios han homologado los precios de los arriendos.

José Chiliquinga, dirigente de la Ciudadela El Ejército, etapa 2, señaló que el impulso de la construcción por influencia de la maternidad también se debe a las remesas de los migrantes, en su mayoría de España, Italia y EE.UU.

“Era un barrio olvidado, pero el hospital mejoró mucho la realidad”, dice el directivo, quien espera que haya más presencia de negocios para que los servicios aumenten.

Al momento, la ciudadela funciona como una cooperativa, lo que les impide solicitar obras al Municipio capitalino. “Nos dijeron que necesitan que la Cooperativa se liquide. Estamos en ese proceso”, resaltó el ciudadano de 75 años.

Moradores denuncian que hacen falta contenedores de basura y mejoramiento de las calles secundarias y pasajes.

Negocios en Nueva Aurora

La calle Quitumbe Ñan es una de las arterias más importantes del barrio Nueva Aurora. Su ubicación a un costado del hospital, causó que los negocios que existen allí se amplíen.

En ese barrio también incrementaron los restaurantes, los locales de venta de ropa de recién nacidos y laboratorios clínicos.

Clara Pazos, presidenta del barrio, reconoció que los 27 mil habitantes que tiene Nueva Aurora recibieron a la maternidad con alegría y gusto, pues ha generado plazas de trabajo, ya que se han abierto nuevos negocios. “Es una obra increíble que se ha sumado a las muchísimas que ha construido el Gobierno y Municipio en estos sectores”.

La mujer considera que la maternidad genera como efecto que los usuarios de la casa de salud conozcan el sur de Quito. Considera que la situación se replicará cuando esté lista la plataforma gubernamental del sector social en Quitumbe. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias