Los trabajos buscan reducir los tiempos de desplazamiento de vehículos y asegurar el de peatones

La Alcaldía implementa cambios en el distribuidor de Los Granados

| 19 de Agosto de 2017 - 00:00
Por la zona del intercambiador de la av. De Los Granados circulan diariamente unos 60 mil de los 480 mil vehículos que forman el parque automotor quiteño.
FOTO: Foto: Carina Acosta / EL TELÉGRAFO

Una bahía para el abordaje y descenso de pasajeros de buses, modificación de señaléticas y calibración de semáforos se han efectuado en las últimas semanas.

La empresa municipal de obras públicas implementó reformas geométricas y mejoró la señalización horizontal en el intercambiador inaugurado en el sector de la av. De Los Granados (nororiente de Quito) el 29 de marzo pasado.

El objetivo de las obras, ejecutadas durante la primera semana de agosto, es reducir el tráfico y ayudar a la circulación peatonal. En el carril orientado en sentido norte-sur, se creó una bahía segura para el embarque y desembarque de pasajeros.

De esa manera, se delimitó la parada de bus con dos chevrones y 38 bolardos tubulares de color amarillo, para impedir que vehículos particulares ingresen a esa zona y, así, crear un espacio seguro para los peatones.

Debido a ello, actualmente se mantienen tres carriles de circulación vehicular más la bahía segura.

El objetivo de la bahía es que los buses de transporte público que circulan por el área no generen congestión vehicular al detenerse para recoger o dejar usuarios.

Paralelamente, se realizaron reformas en la señalización horizontal. Se diagramaron, por ejemplo, líneas de división de carril, flechas de direccionamiento y pasos cebra a nivel de la calzada.

Estos últimos elementos ayudan a las personas de la tercera edad y con discapacidad a cruzar de forma segura.

Según cifras del Municipio de Quito, al menos 60 mil vehículos circulan diariamente por el nuevo intercambiador de los aproximadamente 480 mil automotores que transitan por la capital.

Y para agilitar este movimiento, desde el 30 de julio el Cabildo también ejecutó labores de calibración del sistema adaptativo de semaforización.

El procedimiento consistió en que tras un conteo del número de vehículos que cruzaban por cada intersección, se habilitaron los cruces semafóricos que funcionan con sistema adaptativo.

Esto es, que los tiempos de dichos semáforos se regulan automáticamente en función de la cantidad real de automotores que circulan por la zona.

La generación de la estructura y los cambios efectuados en las últimas semanas buscan eliminar los cuellos de botella que se formaban en la intersección de las avenidas De Los Granados y Eloy Alfaro.

El alcalde Mauricio Rodas afirmó durante la inauguración de la obra: “De 25 a 30 minutos tomaba el cruce entre el intercambiador del Ciclista (en el ingreso a Quito desde la zona del valle de Tumbaco) hasta la Eloy Alfaro”.

El objetivo del gobierno local es conseguir que ese mismo trayecto se cumpla en tres y cinco minutos.

La obra tiene tres pasos deprimidos, 10 rampas, un nuevo sistema de drenaje para evitar inundaciones, se desviaron las redes de agua potable y alcantarillado. Además tiene rampas a nivel para peatones y personas con discapacidad.

El intercambiador, cuya construcción arrancó el 8 de marzo del año pasado, requirió una inversión de $ 15 millones y beneficia a 200 mil personas, de acuerdo con los datos del Municipio.

Los barrios que se benefician directamente son los sectores de Bellavista, El Batán y Monteserrín. (I)