Las edificaciones con deficiencias estructurales son las más afectadas por los temporales

Hongos y paredes cuarteadas son daños comunes que causa la lluvia

| 26 de Agosto de 2017 - 00:00
Las pinturas impermeabilizantes no son una solución definitiva a las filtraciones de agua en las paredes.
FOTO: Foto: Tomada de Internet

Para evitar la humedad en las viviendas y la aparición de moho en las paredes es necesario que sean construidas de manera adecuada.

Paredes agrietadas y moho tanto adentro como afuera de las construcciones son algunas de las consecuencias que deja la lluvia. Una casa incluso podría colapsar si hay filtraciones de agua hacia los cimientos.

Según la arquitecta y constructora Mónica Carrera, las fuertes lluvias provocan daños a las viviendas cuando estas no han sido bien planificadas.

La lluvia disminuye alrededor de 10 veces la fuerza del suelo original. El agua puede filtrarse a los cimientos, hacer que la tierra se suavice y provocar que la estructura colapse. De ahí que se requiere un análisis de suelo adecuado antes de iniciar una construcción.

Además, cuando los cimientos no han sido debidamente tratados con plastificantes, el agua sube por ellos hacia el piso y aparecen brotes de humedad.

Esta situación genera que el material que se colocó en el piso se empiece a levantar.

Las filtraciones hacen que los acabados de la casa se deterioren rápidamente. La humedad hace, por ejemplo, que aparezca moho, un hongo nocivo para la salud de las personas, que afecta principalmente las vías respiratorias.

Además por razones también de estética los propietarios deben continuamente pintar las paredes y colocar nuevo material en el piso, pero esa no es la solución.

Otro problema que causa la lluvia son filtraciones en la losa cuando esta no ha sido bien curada; de ahí la aparición de goteras. También se producen filtraciones por las ventanas cuando las caídas entorno a estas no han sido bien edificadas.

“Cuando no se planifica bien una losa plana y no está bien distribuidas o se tapan los sumideros, si se llena mucho de agua esa estructura se puede cuartear o flejar la columnas”, explica Carrera.

Señala que uno de los principales problemas en la capital es que la gente prefiere construir con albañiles y no con profesionales constructores calificados.

Ello causa que se levanten viviendas sin materiales que resistan los efectos de la lluvia. “Si la casa no ha sido bien planificada desde el principio, estos problemas serán recurrentes”, comenta Carrera.

Enfrentando los estragos de la lluvia

Para tratar los problemas que causa el agua en las viviendas, se recomienda, antes que nada, hacer una caminería alrededor de la casa, pues la aparición de humedad es común en las paredes periféricas que dan a los jardines.  

La caminería debe estar recubierta de liner, una tela asfáltica que garantiza que las edificaciones no tengan humedad tanto por capilaridad desde los cimientos como en las paredes por la lluvia.   

Otra opción es curar con hormigón la unión de la pared con el piso, que generalmente es donde aparece la humedad. Además se le agrega plastificante y aditivos de tipo pinturas.

Si la estructura de la casa empieza a fallar, tiene varias partes lastimadas o está inclinada, derrocar la vivienda es la última opción. Antes se puede colocar  inyecciones de hormigón bajo la tierra o hacer un reforzamiento estructural.

El moho desaparecerá cuando la humedad sea tratada; es decir cuando ya no haya filtraciones. (I)