El municipio planifica cambios de ciclovías y zona azul en la avenida colón y la calle antonio de ulloa

El Metro altera la cotidianidad en Quito

- 13 de Septiembre de 2017 - 00:00
La construcción de la estación La Pradera y la recién iniciada obra de la parada Universidad Central generan tráfico a ciertas horas en la av. 10 de Agosto.
Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO

El inicio de la construcción de la parada Universidad Central genera desvíos del transporte público, lo que hasta ayer desorientaba a algunas personas sobre tiempos de viaje, rutas y estaciones.

Susana Lara se quejaba ayer  de que había esperado alrededor de 20 minutos por un bus que la llevara a su casa, ubicada en el sector del colegio San Gabriel.

La mujer aguardaba en la intersección de las calles Antonio de Ulloa y Gil Ramírez Dávalos, afuera del mercado de Santa Clara. Cansada de esperar se acercó al agente de tránsito que ayudaba a agilitar el tráfico formado desde el inicio de la Ulloa.

La respuesta alteró aún más a la anciana al enterarse de que debía caminar una cuadra hacia el norte, hasta la calle Marchena, para encontrar un vehículo. Exasperada, optó por buscar un taxi para que la llevara a su destino.

El cierre de la av. América, entre Marchena y Mercadillo, para la construcción de la estación Universidad Central del Metro es la causa del desvío de varias rutas de transporte, incluida la Metrovía.

Debido a la restricción, la parada Seminario Mayor del corredor de transporte fue trasladada al cercano parque Italia, donde fueron instaladas dos estructuras metálicas provisionales.

Los obligados desvíos densifican el tráfico en la mencionada calle Ulloa (sur a norte), en la av. Colón (occidente a oriente) y en la av. La Gasca (de oriente a occidente). Esto aumenta de forma significativa, en ciertos momentos, los tiempos de desplazamiento, lo que molesta a algunas personas.

Rebeca Echeverría, estudiante de la Universidad Central, optó ayer por descender en la parada provisional del parque Italia.

La muchacha aseguró que prefería caminar antes que esperar en el articulado de la Metrovía que -aseguró- no sabía en cuánto tiempo llegaría a la altura del centro de educación superior.

Pero la mayoría de problemas los ocasionaba la desorientación de saber cuáles eran las rutas provisionales de las líneas de transporte y la ubicación de algunas paradas.

El caso de Lara, narrado al inicio, no fue el único de este tipo ocurrido la mañana de ayer en las inmediaciones de los recién iniciados trabajos de la estación del Metro.

Pedro Santamaría, un visitador médico que buscaba desplazarse a las inmediaciones del hospital del IESS, pedía asesoramiento sobre la ruta de los buses que normalmente avanzan por la av. América.

Afirmó que le urgía llegar a una cita de negocios y no tenía tiempo para caminar demasiado. Además de los desvíos de tránsito, la Municipalidad ha tomado otras medidas con el fin de facilitar la circulación por la zona mientras duran los trabajos, planificados para siete meses y medio.

Una de ellas es la anulación temporal del sistema de estacionamiento tarifado, más conocido como Zona Azul, en la Ulloa. También se instalará señalética vertical de prohibido estacionar en las calles aledañas a la av. América, con el fin de que la circulación tenga la menor cantidad de obstáculos posibles.

Adicionalmente, se removerá la parada de transporte público convencional ubicada en América y Colón, a fin de agilitar el tránsito por esta última vía.

Adicionalmente, la ciclovía existente en esta última ruta también será anulada mientras se ejecutan las obras.

Ampliación de cerramiento

Entre tanto, la empresa municipal Metro de Quito anunció que desde ayer se amplió el cerramiento del campamento de obra de la Estación la Carolina, ubicada en la intersección de las avenidas Eloy Alfaro y República.

La ampliación se debe a la habilitación de un foso de extracción del material generado por la tuneladora ‘La Guaragua’, que excava desde inicios de marzo un tramo de la vía subterránea desde El Labrador hasta La Alameda. (I)