Sábado, 21 Enero 2017 00:00 Quito

Las canchas de baloncesto y tenis no funcionan por fisuras en el piso sintético

Campos deportivos de La Carolina, cerrados por daños en sus terrenos

Tanto las canchas cerradas como las que están en uso tienen fisuras en el material acrílico.
Tanto las canchas cerradas como las que están en uso tienen fisuras en el material acrílico. Foto: John Guevara / EL TELÉGRAFO

Los desperfectos son atribuidos al mal uso por parte de la ciudadanía y las recientes lluvias mientras que los usuarios aducen falta de mantenimiento.

Redacción Ciudadanía

Seis meses después de inaugurado el proyecto ‘Nueva Carolina’, en el cual el Municipio de Quito invirtió alrededor de $ 4 millones, algunas de las canchas en las que se reemplazó el piso de cemento por material sintético ya tienen fisura, incluso huecos.

Desde diciembre anterior, dos de las nueve canchas de baloncesto, que fueron hechas con material acrílico, permanecen cerradas. Una tiene un hueco y la señalética del piso no está bien pintada. Pero no solo estas presentan daños. En las que están abiertas al público también es notorio el deterioro del piso.

Aunque los trabajos aún no han concluido en las dos canchas, los usuarios juegan en ellas o los transeúntes circulan por ahí. Las mallas que las cercaban están abiertas. Lo mismo sucede en cinco de las siete ‘nuevas’ canchas de tenis.

De acuerdo a entrenadores y estudiantes de esta disciplina deportiva, Susana Ordóñez, directora de Obras de La Carolina, les habría asegurado que los daños de las instalaciones se deben a las recientes lluvias. Al momento estas canchas continúan cerradas.

Pero esta realidad no es reciente. En marzo del año pasado, a pocos días de que el alcalde Mauricio Rodas inaugurara la renovada pista atlética, los usuarios denunciaron en las redes que al menos dos tramos de la pista habían perdido el recubrimiento del acrílico.

Los daños fueron atribuidos a la falta de control para impedir que la gente pisara el circuito con calzado inadecuado (incluidos tacones), bicicletas y patines. A criterio de

Silvio Guerra, atleta, el material de la pista no es el más recomendado para un parque, sino para espacios deportivos especializados.

Con el uso inadecuado de los espacios concuerda Pablo Salazar, usuario continuo de las canchas de baloncesto. Él explica que varios jugadores entran en las canchas con los zapatos inadecuados, calzado con labrado grueso, incluso los ciclistas circulan sobre ellas.

Existen letreros que indican los cuidados que deben tener las canchas, pero -según Salazar- se deberían dar especificaciones precisas, como el tipo de calzado deportivo apropiado para el tipo de cancha, para evitar estos daños.

Además, menciona, es necesario que haya agentes de control que monitoreen continuamente el uso que se da a las canchas, y que también aporten con la seguridad del parque, pues los robos persisten.  

Para Salazar no hay un cronograma establecido de mantenimiento. Dice estar de acuerdo con el cambio del material de cemento al sintético, pero -explica- las autoridades municipales no coordinan su cuidado.

Wiston Gilere visita el parque todos los fines de semana. El deterioro de las canchas, según él, se debe a la lluvia, porque estos espacios no cuentan con un buen sistema de desagüe.  

“Parece que las canchas no están aptas para el clima o para el uso que se les da. Esto no tiene mucho tiempo desde que se inauguró y ya está dañado”, comenta Gilere.     

Sobre esto, Carmen Astudillo, profesora de tenis, aseguró que las canchas de tenis intervenidas no tienen un sistema de drenaje y solo cuentan con desagües en los filos, lo que causa acumulación de agua en los espacios y el consecuente daño de la superficie. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias