El arzobispo emérito de cuenca, de 93 años, padece de insuficiencia cardíaca severa e hipertensión arterial aguda

Amigos y fieles visitan a monseñor Luna Tobar

- 02 de Febrero de 2017 - 00:00

El monseñor Luis Alberto Luna Tobar, arzobispo emérito de Cuenca recibe desde el pasado domingo la masiva visita de familiares, fieles y autoridades públicas.

La escena, desde que su salud decayó, es recurrente en la Casa Sacerdotal Pablo Muñoz Vega, ubicada en el sector de la Armenia, en el Valle de Los Chillos.

Esa residencia ha sido su hogar desde hace seis años, indica monseñor Fausto Trávez, titular de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE). El  sacerdote estuvo en la sala de espera del cuarto en el que descansa Luna Tobar.

El religioso recordó que cuando el estado de salud de su compañero empezó a decaer debido al Alzhéimer, presentó lagunas mentales. “A veces confundía a los sacerdotes con padres de familia”.

Trávez contó que un día ingresó a la habitación de Luna Tobar y lo confundió con el conductor de la casa. “Me dijo: ‘Sinvergüenza’, dónde dejaste las llaves. Me están esperando para una conferencia”.

Frente a estas complicaciones médicas, el galeno Óscar Cachimuel indicó que es conveniente que no lo contradigan. Por ello, Trávez le contestó: “Aquí tengo las llaves. No se preocupe, ya nos vamos”.

El titular de la CEE adelantó que cuando llegue el momento de la muerte de Luna Tobar se realizarán tres misas. Una se celebrará en la iglesia de la parroquia Sagrado Corazón de la Armenia (zona en la que el sacerdote vivió los últimos años); otra en la  iglesia Santa Teresita; y finalmente será trasladado a la Catedral de Cuenca. “Ahí será la misa funeral y el entierro”.

El padre Juan Garzón, director de la residencia en la que reposa Luna Tobar, indicó que las puertas del lugar están abiertas para que los fieles lo visiten. Ayer, un grupo de indígenas de la Sierra y estudiantes de Cuenca lo acompañaron. (I)

--------------------

Él es hidratado vía intravenosa

El sacerdote recibe cuidados paliativos

El galeno Óscar Cachimuel, desde hace un año es el médico tratante de Monseñor Luis Luna Tobar. Actualmente, según el profesional, presenta “descompensación de su insuficiencia cardíaca. Esta última semana sufrió un cuadro de deshidratación grave”.

El doctor agregó que monseñor ya no puede consumir ningún tipo de alimento sólido, por ello, su hidratación se realiza vía intravenosa. También recibe cuidados paliativos para tratar el dolor. (I)