Viernes, 16 Diciembre 2016 00:00 Regional Sur

Cuerpo de bomberos sobrevoló el área quemada

Un sitio devastado deja el incendio forestal en El Cajas

En un sobrevuelo realizado por miembros del Cuerpo de Bomberos de Cuenca, ayer, se pudo atestiguar que las llamas fueron sofocadas en El Cajas.
En un sobrevuelo realizado por miembros del Cuerpo de Bomberos de Cuenca, ayer, se pudo atestiguar que las llamas fueron sofocadas en El Cajas. Foto: Cortesía Bomberos de Cuenca
Redacción Regional Sur

Tras un sobrevuelo de 40 minutos sobre la zona devastada del incendio forestal en el sector de Llaviuco y Sorrocucho, Parque Nacional El Cajas, se confirmó que el mismo se extinguió por completo, luego del trabajo realizado por las instituciones de socorro y la fuerte lluvia que cayó este miércoles sobre la zona y que incluso continuó ayer.

El trabajo del Cuerpo de Bomberos, Policía Nacional, Ejército, Secretaría de Gestión de Riesgos y Municipalidad de Cuenca, fue arduo y tomó 4 días a más de 100 personas que llegaron al sitio, en medio de las dificultades del terreno.

Para el comandante del Cuerpo de Bomberos de Cuenca, Patricio Lucero, las evaluaciones se harán durante estos días para saber con precisión cuánto de pérdida tuvo este sector, considerado estratégico, porque es una reserva natural protegida, sin embargo dijo que son más de 210 hectáreas las dañadas y que ayer no se pudo ver en su magnitud puesto que había mucha nubosidad y el ultra ligero del Cuerpo de Bomberos no pudo acercarse mucho hasta el sitio.

“El daño es grande, plantas y árboles primarios se han quemado y no sabemos cuándo se podrán recuperar, también muchos animales de la zona murieron”, dijo el comandante.

Según Lucero, mientras realizaban el trabajo encontraron decenas de venados, zorrillos, conejos, roedores quemados, “también encontramos pájaros y varias clases de aves que habían muerto por efecto del fuego”, indicó el comandante.

En este flagelo, tres personas resultaron heridas producto del trabajo que realizaron en la zona. Un militar, un bombero y un guardabosque fueron llevados a casas asistenciales.

El voluntario, Juan Peralta, hasta ayer se recuperaba en su casa, tras una caída de dos metros de profundidad en la zona, “estábamos caminando y de pronto cedió la tierra y fui a parar en un riachuelo. El golpe fue duro en mi espalda”, dijo, agregando que los incendios provocados, no solo destruyen la naturaleza, sino que ponen en peligro a la personas voluntarias. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense