Sábado, 26 Noviembre 2016 00:00 Regional Sur

En la zona no se registran precipitaciones importantes

Ríos muestran la falta de cuidado en sus orillas

El río Tomebamba es uno de los más afectados por el estiaje, por su lecho circula escasa cantidad de agua.
El río Tomebamba es uno de los más afectados por el estiaje, por su lecho circula escasa cantidad de agua. Foto: Fernando Machado / El Telégrafo

Tras la sequía que soporta Cuenca, en algunos sectores es imposible llegar hasta su lecho por los malos olores.

Redacción Regional Sur

Los caudales de los ríos en Cuenca no se han incrementado. Las pequeñas lluvias caídas en las últimas horas no ayudaron en nada a mejorar la situación. Caminar en sus orillas no es recomendable. Están llenas de desechos que se han descompuesto aún más con las altas temperaturas y provocan olores nauseabundos.

“Es triste ver cómo está el río, no me acuerdo de épocas de sequía así tan fuertes”, indicó Jaime Quezada, ciudadano que llegó a la orilla del Tomebamba llevado por la curiosidad de ver la poca agua en su lecho.

A la altura del colegio Sagrados Corazones, el líquido casi no fluye; la isla que se forma en este lugar está completamente abandonada por la pestilencia y el agua putrefacta que se ha acumulado.

“Existe por este sector desfogaderos de aguas servidas que van directo al río, por eso también la suciedad”, indicó por su parte el ciudadano Jaime Tenemaza, mientras caminaba entre las piedras recolectando un poco de ramas que se habían acumulado en el lecho.

Río abajo, frente a la Universidad de Cuenca, los estudiantes aprovechan el poco caudal para cruzar, de rato en rato, desde una orilla hacia la otra. Lo hacen con sus amigos para divertirse porque en época de caudales altos el Tomebamba se vuelve muy peligroso y es por ello que incluso le llaman ‘Julián Matadero’.

En el sector, frente al parque de La Madre, la situación es muy parecida: abundantes desperdicios en las orillas, pero también escasez de agua, lo que permite que la gente atraviese sin problemas de orilla a orilla.

Según los datos registrados por la red de estaciones hidrometeorológicas de Etapa, el caudal se mantiene en los mismos parámetros.

El Tomebamba tiene un promedio de 22 metros cúbicos de agua por segundo, mientras que el Yanuncay alcanza 1,20 m³/seg y el Tarqui  0,30 m³/seg.

El río Machángara, que circula por la parte norte de la ciudad, es el que más agua tiene en su lecho, con un promedio de 1,60 m³/seg, según el gerente de la Empresa de Teléfonos, Agua Potable y Alcantarillado (Etapa), Iván Palacios.  

De igual manera, las plantas como la de Sústag producen 180 l/sg; la de Tixán, 620 l/sg; y la de Cebollar, 760 l/sg, valores considerados normales, por lo tanto, Palacios pidió no alarmarse. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense