Sábado, 09 Septiembre 2017 00:00 Regional Sur

Museo marino guarda reliquias de más de 60 años en Puerto Bolívar

Los turistas que llegan hasta Puerto Bolívar, en El Oro, visitan el museo conformado por restos marinos.
Los turistas que llegan hasta Puerto Bolívar, en El Oro, visitan el museo conformado por restos marinos. Foto: Fabricio Cruz/ El Telégrafo
Fabricio Cruz

Uno de los pocos museos que tiene la provincia de El Oro se encuentra en Puerto Bolívar. Allí se guardan al menos 200 piezas marinos que datan de hace 60 años. Todos pertenecen a especies que habitan o habitaban en la costa orense.

Pese a estar en un espacio muy reducido, el Museo Marino de Puerto Bolívar se ha convertido en un destino turístico para estudiantes y visitantes de la Sierra e incluso del exterior.

El objetivo de la visita es observar las piezas marinas que se encuentran en las vitrinas del sitio donde antiguamente estaba el Muelle de Cabotaje, principal atracadero de barcos que se dirigían a Guayaquil cuando no había conexión vial entre El Oro y Guayas.

Uno de ellos es Juan Medina, quien llegó el pasado 22 de agosto desde Ambato para disfrutar de la brisa marina, el paisaje, los atardeceres y los platos elaborados con mariscos, especialmente de los ceviches en Puerto Bolívar.

“Es un malecón pintoresco, me hablaron bien de este lugar. Queríamos visitar la playa de Jambelí, pero antes recorrimos algunos lugares que son llamativos como el museo marino, donde existen peces poco conocidos”.

Efren Guerrero y Martha Aguilar, oriundos de Loja y Zaruma, respectivamente, también estuvieron en el museo. Ellos llegaban hasta Machala para visitar la playa de Jambelí, sin embargo al caminar por el malecón del puerto se encontraron con este sitio.

Héctor Basurto, empleado del museo, se encargó de explicar cada una de las piezas que se encuentran en las vitrinas.

Estas personas se sorprendieron por los inmensos huesos de ballenas y delfines fosilizados que datan de hace 60 años, según Basurto. Pero en los mostradores también están aves marinas disecadas, el cangrejo rojo pata gorda, corales, estrella de mar, pulpos, tortugas y algunos caracoles. Crustáceos, equinodermos, medusas, huesos de ballenas y tiburones de apreciables dimensiones, diversas especies de peces, corales y fósiles milenarios hallados en la isla de Santa Clara conforman las piezas en exhibición.

Bazurto explicó que una de las piezas marinas que destaca es un nautilus, un molusco cefalópodo en vías de extinción. “Hace 40 años que no encontraba un ejemplar de este tipo”, dijo.

Costó 11 millones de sucres

El de la idea de coleccionar las piezas marinas fue Geomer García, quien tiene también un museo en Jambelí. Recuerda que fue él quien vendió una parte de su colección a la Casa de la Cultura en 1997, por 11 millones de sucres. Actualmente no conoce su valoración. “El precio debería ser cuantificado por los peritos en el tema”.

Dijo que el objetivo de abrir y mantener estos museos es rescatar la riqueza que alberga el mar; “la labor didáctica que cumple, y el fomento del respeto al medio ambiente”.

El local donde se encuentran estos ‘pedazos de mar’ es administrado por la Casa de la Cultura. De lunes a viernes, el museo recibe al menos a 100 personas, la mayoría vienen de afuera de la provincia. Los sábados y domingos llegan entre 300 y 400 visitantes.

La apertura fue el 27 de diciembre de 2003, desde ese año la concurrencia se fue incrementando en el antiguo muelle de cabotaje. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense