Sábado, 05 Noviembre 2016 00:00 Regional Sur

Los hornos de leña, tan viejos como la ciudad, pero especiales para hacer el pan

La congregación de Madres Oblatas son las dueñas del horno más antiguo que tiene Cuenca. El mismo está ubicado en el Complejo Arquitectónico donde se elaboran panes y también ahumados.
La congregación de Madres Oblatas son las dueñas del horno más antiguo que tiene Cuenca. El mismo está ubicado en el Complejo Arquitectónico donde se elaboran panes y también ahumados. Fotos: Fernando Machado / El Telégrafo

El que aún se conserva en el Complejo Arquitectónico de las Madres Oblatas, en la capital de los azuayos, fue construido en 1892, mientras el de Michi Vélez en 1938.

Rodrigo Matute Torres

Apenas se llega a la calle Honorato Vásquez y Mariano Cueva, en el barrio Todos Santos de Cuenca, ya se huele a masa. Al entrar a cualquiera de sus tiendas se siente el calor de su gente y también del horno, donde se apuran preparando el pan.

Y es que estos hornos, a más de hacer estos sabrosos productos, también sirven para elaborar quesadillas (dulce cuencano), roscas y hasta ahumados, pero más allá de este trabajo, cada uno de los hornos, encierran grandes historias.

El que está ubicado al interior del Complejo Arquitectónico de Todos Santos es el que más llama la atención de los visitantes. Luego de atravesar un callejón de más de 30 metros, se levanta esta joya que es cuidada por sus dueños, en este caso la Comunidad de las Madres Oblatas. Fue construido en 1892, tras la Independencia de Cuenca. Según Sor Ruth Murquincho, directora del Complejo, los pobladores de esa época se vieron en la necesidad de trabajar, pero mucho más las mujeres ya que el padre Julio María Matovelle, abrió el espacio para que ellas puedan estudiar. “Entonces allí comenzó los primeros pasos dentro de la fabricación del pan”, dijo.

El horno tiene una particularidad. No solo está construido para preparar el mejor pan, sino también, los mejores ahumados. Fue construido con una campanola de aproximadamente 4 metros de alto que sirve para colocar carnes o quesos en la parte superior, además está construido para que reciba entre 30 y 40 latas de pan para hornear y cada lata contiene 28 panes.

En el año 2010 la organización internacional WMF Word Monuments Found declaró el horno de leña como monumento de riesgo.

Las dimensiones del horno son: Piso circular sobre el que se coloca la leña y el producto 5,72 metros cuadrados, el exterior de la chimenea del horno 14,14 metros cuadrados, interior de la chimenea del horno 11,45 metros cuadrados.

La directora del Complejo señala que por ahora el horno está en arrendamiento, pero siempre está con la vigilancia de las Madres Oblatas. “Cuando se restauró el Complejo se dio la oportunidad de recibir apoyo internacional y de las autoridades locales para habilitar este horno que es parte de la historia de Cuenca”, indicó. Este horno es visitado constantemente por especialistas en restauración, los mismos que protegen su construcción.

Si bien este horno es único, Alejo Arias es un afortunado al tener tres hornos de leña en su casa. En este sitio, en cambio se dedican a la preparación de perniles, pavos, chanchos y cuyes, especialmente en Navidad y carnaval.

Uno de los hornos de Arias datan de más de 70 años y en primera instancia pertenecía a Mercedes Quinde que hacía pan en este sector, los llamados “rodilla de Cristo”, las “costras” y el famoso “mestizo”.

Tras la muerte de Quinde, Arias toma a su cargo e incluso amplia con otros hornos.

Una cuadra más abajo está el horno de Ángel Tenemea, este en primera instancia perteneció a Mercedes Vélez, más conocida como “Michi Vélez”, una mujer dedicada por completo a la elaboración del pan en este sitio. Según Juan Carlos Tenemea, hijo del propietario, el horno data de 1938, desde ese tiempo hubo que hacer algunas adecuaciones debido a que los años fueron carcomiendo sus paredes.

La construcción de este horno es a base de hueso de res, chatarra y vidrio molido, “esto le da resistencia a las altas temperaturas que llegan hasta los 350 grados”, dijo Juan Carlos, tras indicar que en este horno se produce todos los días 2 mil panes, aparte de carnes que pueden ser asadas, de acuerdo a la temporada y bajo pedidos que puedan haber. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense