75 familias serán evacuadas mientras derriban los bloques de la escuela

Los controles mineros en Zaruma llegan a las casas

- 27 de septiembre de 2017 - 00:00
La centenaria escuela católica La Imaculada, ubicada en pleno centro de la ciudad, es demolida en su totalidad.
Foto: Fabricio Cruz / EL TELÉGRAFO

A metros del socavón fueron halladas 2 bocaminas dentro de viviendas. Antes se encontró otra en una calle cercana.

Zaruma, El Oro.-

Alrededor de 238 personas que conforman 75 familias, que habitan en los alrededores de la escuela Inmaculada, serán evacuadas progresivamente mientras dure el derrocamiento de la infraestructura afectada por el hundimiento en Zaruma.

“Se han identificado las zonas que se van a ir derrocando y para ese derribamiento vamos a hacer una desocupación temporal y progresiva de las viviendas que se puedan ver afectadas”, dijo John Game, representante del Ministerio del Interior en Zaruma.

Según el funcionario, se ha recabado información de los niveles de vulnerabilidad social de las familias que desocuparán de manera voluntaria y temporal sus viviendas mientras se desarrolle el proceso de demolición.

En el levantamiento de los datos sociales, se conoció que en los grupos vulnerables están 21 adultos mayores, 11 niños de 1 a 5 años, 9 personas con discapacidad, 4 mujeres en estado de gestación y una persona con enfermedad crónica.

La ciudadanía asegura que el último fin de semana se escucharon al menos 17 detonaciones en la calle Pichincha, lo que motivó a la Policía y militares a realizar un operativo, descubriendo varias bocaminas dentro de 3 viviendas ubicadas cerca del socavón.

“Se prendieron las alarmas, dándose algunos operativos, pero no surtió ningún resultado, ya que ellos (uniformados) llegaron a unos sectores donde hace 3 meses fueron identificadas edificaciones donde realizaban labores mineras”, dijo José Ochoa, ciudadano de Zaruma.

Él asegura que los denominados sableros, le están ganando la guerra al Estado, ya que siguen las detonaciones. Sin embargo, ayer 3 personas fueron detenidas, luego de que  moradores denunciaran que ciudadanos a bordo de un vehículo sacaban material dentro de la zona de exclusión.

Las Fuerzas Armadas, Policía Nacional y la Unidad de Investigación de Delitos Mineros (UIDM) pararon la marcha de un vehículo por el sector del Puente Negro en Portovelo, donde se encontraban 3 personas, transportando sacos de yute con material de piedra, además hallaron herramientas para la actividad minera.

Funcionarios de la Agencia de Regulación y Control Minero (Arcom) verificaron el material, constatando que pertenece a la zona de exclusión, por lo que fueron detenidos los tres ciudadanos.

La preocupación aumenta en la ciudadanía, puesto que se ha detectado que dentro de viviendas se realizan actividades mineras.

Las últimas fueron descubiertas el sábado. Pero no es la primera vez que se encuentran túneles que conectan a diversas galerías. Se han descubierto en el coliseo de la ciudad y en al menos 10 viviendas en el último año.

“Zaruma no se hunde solo por las grandes mineras. Es la misma gente del pueblo que, por el ansia desmedida de oro, trabaja dentro de sus casas”, dijo la alcaldesa de Portovelo, Paulina López.

La funcionaria reconoce que parte de la culpa está en los funcionarios de los propios cabildos, “porque somos nosotros como municipio los que manejamos el suelo”. (I)

En Portovelo las inspecciones con sistemas de georreferenciación se mantienen desde la semana pasada. El objetivo es comprobar que no pasan por el centro de Zaruma. Foto: Cortesía

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: