Jueves, 24 Noviembre 2016 00:00 Regional Sur

En Azuay el problema se centra en los cantones de Oña y Nabón

Incendios causan zozobra en dos regiones del país

En las cercanías de la vía a Aguaján, en el cantón Ambato, se han registrado dos incendios forestales.
En las cercanías de la vía a Aguaján, en el cantón Ambato, se han registrado dos incendios forestales. Foto: Roberto Chávez / El Telégrafo

En relación con el 2015, este año los daños se duplicaron en Tungurahua con 570 ha arrasadas a causa de los flagelos.

Redacción Regional Sur

Cuenca/Ambato/Loja.-

El ambiente soleado y seco, la escasez de lluvias y las prácticas erradas de realizar quemas causan incendios forestales que mantienen en vilo al personal de emergencias del Austro y  de la Sierra centro.  

Según la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR), en lo que va del año 570 ha de vegetación fueron arrasadas por el fuego y superan  a las 235 ha que se registraron en el 2015 en Tungurahua. De los 9 cantones, Ambato es el más afectado con 261 ha incineradas, le sigue Píllaro con 106 ha, Pelileo 100 ha, Baños 71 ha, Tisaleo 10 ha, Patate 13 ha y 5 ha en Quero, Cevallos y Mocha.

La mayoría de estos incendios han sido provocados, según las indagaciones de la SGR. Solo en la última semana, el Cuerpo de Bomberos de Ambato reportó 28 incendios en esta jurisdicción.

Con palas en mano, ramas y pisafuegos, más de 100 personas de las instituciones del ECU-911, 65 militares, 35 bomberos y 150 comuneros del sector intentan sofocar las llamas. “Tratamos de dar con los culpables. Algunos moradores dicen que es gente de esta zona. No podemos dejar esto en la impunidad porque se destruyó gran cantidad de vegetación”, aseguró Efraín Allaica, vicepresidente de Pungalá.  

La provincia de Loja no está al margen de los incendios forestales. La Mesa Técnica Nº 5 de Seguridad, encabezada por la Gobernación, se activó ante los siniestros forestales.

Nueve son los incendios activos en la provincia y uno en Zamora Chinchipe; alrededor de 150 efectivos, entre bomberos, personal militar, técnicos del Ministerio del Ambiente, equipos de la Secretaría de Gestión de Riesgos y demás instituciones, que conforman la mesa técnica de trabajo, colaboran para aplacar el fuego.

La mayoría de incendios forestales, según las autoridades, se dan a causa de la imprudencia humana  y constituyen un problema ambiental grave. Johanna Ortiz, gobernadora de Loja, hizo un llamado a la ciudadanía para que contribuya con responsabilidad a evitar estos accidentes “es fundamental y muy importante tener cuidado con las actividades que se están realizando. Toda quema controlada debe tener una autorización por parte del Ministerio del Ambiente; la ciudadanía que observe un evento en progreso puede llamar a la línea única de emergencias 911, para poder atender el problema con los recursos correspondientes”, dijo.

Mientras tanto en el Azuay, el problema se centra en los cantones de Nabón y Oña, donde por cuarto día consecutivo las llamas consumen buena parte de las montañas.

El Ministerio de Salud se mantiene operativo con ambulancias de Nabón (1), Girón (1) y Cuenca (5), además de recursos del IESS, en caso de ser necesario y poder actuar inmediatamente. (I)

Sitios afectados

Entre los sitios intervenidos están los espacios verdes de la Unidad Educativa Rumiñahui. Aguaján (2), Pasa, Tilulum, Pishilata, Pucarumí Centro, Camino Real, en la entrada Santa Cecilia (2).

También están vigilados Tangaleo, Av. El Cóndor y Av. Bolivariana, Pilahuín (3), Constantino Fernández (2), Chibuleo San Francisco, Totoras (2), Tiugua,  Calle Matías Delgado y Santander, Samanga.

Igualmente hay controles en La Península, Picaihua, Huachi grande, calle Gonzalo Zaldumbide y Noboa Caamaño, Huachi La Joya e Illagua Grande.

En la provincia de Chimbazo, en la parroquia Pungalá un incendio forestal se mantiene activo desde el domingo pasado. Más de 100 ha de vegetación se han perdido.

-----------------------------

Ayer cayó una leve lluvia en la ciudad

La situación de los ríos de Cuenca no mejora

En la madrugada de ayer una tenue lluvia cayó sobre la ciudad de Cuenca, sin que incidiera en los caudales de los ríos que pasan por la ciudad.

Según el reporte de las estaciones de hidrometeorología de la empresa Etapa, ayer el caudal del Tomebamba era de 0,22 metros cúbicos de agua por segundo, es decir, mantiene el mismo nivel que el martes anterior. El Yanuncay fue de 1,23 m3/seg, el Tarqui de 0,35 m3/seg y el río Machángara fue de 1,67 m3/seg.

Las principales plantas de agua como la de Sústag está produciendo 180 l/seg; Tixán 620 l/seg; Cebollar 760 l/seg, valores considerados como normales; sin embargo la Planta de Chulco Soroche que normalmente aporta 50 l/seg ha denotado una disminución, debido a que los sectores que se abastecen como Llacao, Ricaurte, Octavio Cordero y Sidcay están utilizando el agua para actividades agrícolas.

Ante esta situación, la empresa Etapa insiste a la población en adoptar medidas de cuidado y ahorro del líquido vital, destinando su utilización exclusivamente al consumo humano y evitando los usos no esenciales como riego, lavado de aceras y patios exteriores, de vehículos, llenado de piscinas y otros que podrían ser considerados como desperdicio y que por lo tanto podrían ocasionar problemas a futuro en el normal abastecimiento.

Iván Palacios, gerente de Etapa, garantizó el normal flujo de agua potable al cantón Cuenca, sin embargo indicó que si bien es cierto los caudales de los cuatro ríos están dentro del rango mínimo desde la semana anterior, aún la Empresa garantiza el normal abastecimiento para todos los sectores de la ciudad. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense