Con el tallo del banano ahora se hacen sombreros

| 21 de Enero de 2017 - 00:00
Las artesanas, que a su vez son amas de casa, dedican su tiempo para trabajar en la elaboración del sombrero.
FOTO: Foto: Fabricio Cruz/ El Telégrafo

La Asociación está conformada por unas 30 mujeres, que en su mayoría trabajan como jornaleras en bananeras.

La artesana Felicia Mendía empieza su día a las 05:30. A esa hora prepara el desayuno para sus 2 hijos que van a la escuela y realiza los quehaceres del hogar. Esa era su rutina todos los días, pero, desde hace 4 años, decidió aprovechar su tiempo libre y emprender en las artesanías. Para ello aprovecha la chanta (tallo) del banano.
Junto a la artesana Lorgia Cuenca, 28 mujeres más de la parroquia El Retiro de Machala, decidieron crear la Asociación de Mujeres Agro-Artesanales (AMA) de El Oro, con el fin de recibir apoyo de entidades públicas.

Cuenca, es ahora quien lidera la asociación de las amas de casa orenses que aprovechan los tallos desechados del banano para crear una variedad de artesanías.

Estas mujeres han encontrado en este campo ocupacional una forma de hacer arte y, a la vez, ganarse la vida. Las mujeres de AMA elaboran sombreros, billeteras, monederos, carteras, bolsos, floreros, canastas y todo lo que su imaginación pueda crear con la fibra del banano, un  material resistente que proviene de la musácea.

“Nos hemos capacitado muy bien, me gusta aprovechar mi creatividad para elaborar los sombreros, un trabajo de mucha paciencia, pero que al final es muy gratificante. Mis confecciones han sido utilizadas por políticos, artistas, deportistas y hasta al papa Francisco, cuando estuvo en Ecuador se le regaló un sombrero”, dijo Lorgia, quien junto a Angelita Chimbo, una de las pioneras en utilizar chanta de banano en artesanías, elaboró la prenda.

Chimbo y Cuenca fueron las fundadoras de AMA; por ello las seleccionaron para que elaboren el sombrero para el Papa. Sin embargo,  Chimbo “decidió darse un tiempo” y actualmente ya no pertenece a la organización. “Doña Angelita ha viajado a capacitar a otros países, porque es considerada una de las mejores artesanas en la fibra de banano”, explicó Felicia Mendía.

Las mujeres comentan que esta actividad las saca de la rutina del hogar. “Me gusta hacer aretes y pulseras. Lorgia me enseñó a utilizar mi creatividad y estoy muy agradecida, ya que es una fuente de trabajo que me permite no desatender mi hogar”, contó Gladys Añazco.

Dilcia Lapo es otra integrantes del grupo, tiene 4 años en AMA y ya ha aprendido a elaborar los sombreros. “Para confeccionar un sombrero básico ($ 20), que le llamamos nosotras, nos tardamos entre 8 y 12 horas”, dijo.

Felicia Mendía explicó que para sacar sombreros y carteras se requiere de un proceso riguroso y de mucha paciencia. El primer paso es la selección del tallo, el cual debe pertenecer a una planta que haya sido cosechada y tener una dimensión no menor a un metro y medio. Entre más largo sea el tallo mejor — comenta—, luego se hace un desvainado, se seleccionan las capas secas y se retiran las descompuestas.

Durante este proceso de saneamiento se logran seleccionar 3 tipos de fibra (dura, suave y malla) que se disecciona en forma de tiras o cintas. Luego se lavan, se secan con el sol y se colocan en el interior de cajas de cartón en ambientes frescos, hasta su utilización posterior.

Los 3 tipos de fibra que se obtienen de los tallos son utilizados en las obras según su resistencia, por ejemplo, la dura sirve para recubrir una cartera o hacer la base para un bolso, la suave es ideal para la elaboración de sombreros por su fácil manejo, y la tipo malla es utilizada para acabados en torno a la decoración de lo que fue creado.

Las amas de casa decidieron buscar apoyo en las entidades públicas, por lo que presentaron el proyecto a la Prefectura de El Oro, que actualmente les apoya y se convirtió en su principal cliente.

El 10 de enero, AMA recibió una máquina hormadora para mejorar el diseño y acabado de los sombreros. La prensa hidráulica, valorada en
$ 18.320, fue entregada por el prefecto Esteban Quirola. La máquina cuenta con una decena de moldes.

Lorgia destacó que el apoyo ha permitido mejorar los ingresos de las asociadas.

Desde 2015, la Prefectura ha invertido más de $ 9 mil en la compra de estas artesanías, para ofrecerlas en actividades de promoción. (I)

Datos

Estos sombreros han sido usados por reinas de belleza, embajadores de varios países y turistas extranjeros que llegan a la provincia.

Según la prefectura, la Asociación está conformada por 30 mujeres, la mayoría de ellas trabaja como jornalera en las bananeras de la provincia, que es de donde obtienen la materia prima.

Cada sombrero cuesta $ 20. La prefectura de la provincia de El Oro compra alrededor de 50 sombreros mensualmente y de esta forma, la institución apoya a las familias que se dedican a este trabajo.

Uno de los sombreros hecho por está manos hábiles fue entregado al papa Francisco, cuando llegó de visita al país, las artesanas muestran su orgullo por esta prenda.