ECUADOR, DIEZ AÑOS DESPUÉS

Después Después
Antes Antes

Ir al inicio

Recaudación

La administración tributaria ahora es más eficiente

El 92% del incremento en el cobro de impuestos es consecuencia de una mejor gestión del Servicio de Rentas Internas

La recaudación tributaria logró sostener, en gran medida, a la economía doméstica cuando atravesó su peor momento, entre 2014 y 2016, a consecuencia de los factores externos mencionados por las autoridades nacionales (caída de los precios del crudo, devaluación de las monedas de Perú y Colombia).

Su peso en la pro forma del Presupuesto General del Estado (PGE) de 2016 representó el 66,7% de los ingresos totales, dado que por el contexto internacional el Gobierno ecuatoriano no recibió ingresos petroleros desde 2015.

Entre 2006 y 2015 la recaudación de impuestos creció en $ 9.170,8 millones. A la par, el número de contribuyentes aumentó en más de 1,2 millones.

Esta condición no obedece estrictamente a la creación de nuevos impuestos o a la elevación de tarifas de los ya existentes desde hace 10 años.

Por el contrario, el 92% del incremento es consecuencia de eficiencia, mejor gestión y combate al fraude, precisó el director del Servicio de Rentas Internas (SRI), Leonardo Orlando.

Cuando el presidente Rafael Correa asumió el poder en 2007, una de sus principales banderas fue corregir el ámbito tributario con la consigna de “cobrarles a todos, sin excepción, principalmente a los grandes evasores del país”.

Infografía Educación

Bajo esa premisa el SRI se volvió más efectivo en el control. La declaración de impuestos se generalizó entre la ciudadanía, situación que anteriormente era irregular.

En noviembre del año pasado las cámaras de producción afirmaron que entre 2007 y 2015 la carga tributaria aumentó del 16% al 22,7%, considerando para ello a las utilidades que por ley corresponde distribuir a los trabajadores.

Lo cierto es que, según datos del SRI, en ese período la presión fiscal creció de 10% a 14% producto de la consolidación de una ciudadanía más consciente de sus obligaciones.

En el libro ‘Historia de los Impuestos en Ecuador’ (2015), el historiador y académico Juan Paz y Miño Cepeda habla de solidificación en la Administración Tributaria y destaca que, como nunca antes, “creció la inversión estatal destinada a obras de infraestructura y particularmente a recobrar el rol de la educación pública gratuita, la salud general y la seguridad social. Las orientaciones económicas fueron acompañadas con una multiplicidad de políticas sociales”.

En palabras más sencillas: los tributos se transformaron en obras. Escuelas del milenio, carreteras, hospitales, vivienda de interés social, por mencionar algunos ejemplos, son muestra de la inversión descrita por el historiador.

En ese sentido, enumeró seis líneas de acción que han caracterizado al gobierno del presidente Correa: fortalecimiento del SRI; efectividad en el cobro de los impuestos; persecución a la evasión y elusión tributarias; privilegio de los impuestos directos sobre los indirectos; política tributaria para la redistribución de la riqueza; y, orientación impositiva para el desarrollo de la producción nacional.

Del análisis realizado entre 1997 y 2006 Paz y Miño concluye que el SRI estuvo condicionado por las políticas derivadas del modelo empresarial.

A partir de 2007 la institución dio un giro completo. Su accionar se concentró en la redistribución de la riqueza, el Estado asumió un rol activo en la economía con “la necesidad de controlar a las capas más ricas de la población”, bajo la orientación de castigar la evasión y elusión tributaria. A ello responde la insistente lucha de Correa por eliminar a los paraísos fiscales, la cual ha sido reconocida dentro y fuera del país. (I)