ECUADOR, DIEZ AÑOS DESPUÉS

Después Después
Antes Antes

Ir al inicio

Electricidad

De la energía con apagones a las energías limpias

La inversión en varios proyectos derivó en que el fantasma de la suspensión de este servicio quede en el pasado.

“Antes de este Gobierno era costumbre tener continuos apagones en todas las ciudades”, recuerda Steimer Plúas, quien habita en la parroquia Virgen de Fátima, del cantón Yaguachi.

Menciona que los racionamientos en meses como octubre, noviembre y diciembre eran normales, hasta 6 horas y a veces se prolongaban más. “Sin embargo, ahora la situación es distinta. Hay un mejor servicio, tenemos la tarifa de la dignidad, más cobertura y calles bien alumbradas. Es otro cambio de época”, sostiene.

Desde 2007, el cambio de la matriz energética que impulsa el Gobierno busca bajar el consumo de productos derivados del petróleo y tener un sistema eléctrico más limpio, eficiente y amigable con el ambiente.

Bajo esa premisa, el Gobierno planificó la construcción de ocho centrales hidroeléctricas: Coca Codo Sinclair, Sopladora, Manduriacu, Delsitanisagua, Minas-San Francisco, Mazar-Dudas, Quijos y Toachi-Pilatón, más el proyecto eólico Villonaco (ubicado en Loja).

La inversión de estas obras es de $ 4.757 millones, según el Ministerio de Electricidad y Energía Renovable (MEER). Además de Villonaco, cuya potencia instalada es de 16,5 MW, la energía eólica también se aprovecha en la isla San Cristóbal con 2,4 MW y en la isla Baltra con capacidad de 2,25 MW, ambas ubicadas en las islas Galápagos.

Infografía Educación

En noviembre de 2016, durante el Enlace Ciudadano N° 502, el presidente Rafael Correa señaló que la construcción de una nueva infraestructura hidroeléctrica consiguió que los riesgos de los racionamientos sean cosa del pasado.

“Tenemos energía para el desarrollo del país. ¿Cómo se genera industria y empleo sin energía? Ahora sí tenemos una plataforma para ir hacia otra etapa del desarrollo. Eso es prepararse”.

Entre 2006 y 2015, la capacidad instalada en generación eléctrica pasó de 4.070 megavatios (MW) a 6.010 MW, es decir un incremento de 1.940 MW.

Con la operación plena de las 8 centrales hidroeléctricas, esa capacidad subirá a 8.569 MW en 2017, según la rendición de cuentas 2015 del MEER.

De acuerdo a la Agenda Nacional de Energía 2016-2040, en 2006 la generación de energía en el Sistema Nacional Interconectado estaba compuesta por 46% de fuentes térmicas, 53% hídricas y 1% de fuentes renovables no convencionales.

Este año, la generación hidroeléctrica llegará el 90%, reduciendo al 8% las termoeléctricas y 2% la no convencional.

En mayo de 2016, el vicepresidente de la República, Jorge Glas, sostuvo que la cobertura energética en el país pasó de 93% al 97%. Sobre las pérdidas de electricidad, en 2006 estas se ubicaban en el 22%, mientras que en este Gobierno se redujeron al 12%. Esto permitió ingresos en la última década por $ 1.200 millones.

La nueva infraestructura hidroeléctrica permitió que el año pasado, por primera vez, Ecuador exporte energía a sus países vecinos. Por ejemplo, a Colombia, por la venta de energía -en 12 meses- ingresaron al país entre $ 100 millones y $ 200 millones, mientras que de Perú, entre $ 50 millones y $ 80 millones, dijo en una entrevista concedida a EL TELÉGRAFO, el pasado 1 de marzo, el exministro de Energía, Esteban Albornoz.

Además, desde agosto de 2014, el Gobierno impulsa el Programa de Cocción Eficiente (PEC), dirigido a sustituir el uso del gas licuado de petróleo en los hogares. Hasta septiembre de 2016 alrededor de 1’750.000 familias adquirieron sus cocinas de inducción, de las cuales el 30% fueron importadas y el 70% hechas en el país. (I)